El mal en la tierra, un acceso directo al mismísimo infierno ubicado en una granja de Wisconsin: eso fue lo que la policía descubrió cuando sus pesquisas les condujeron a la morada de Edward Theodore Gein a finales de los años 50, en plena investigación de la desaparición y asesinato de Bernice Worden. Traspasar aquella puerta cambiaría para siempre la vida de los agentes y de toda la localidad de Plainfield, marcada a perpetuidad por tamaño horror.

Los abusos de su padre y la falta de empatía hacia sus hijos y odio hacia el resto de mujeres de su madre hicieron mella en Gein, moldeando poco a poco al monstruo dependiente, inadaptado y terrorífico en el que se convirtió. Y su pavorosa historia sirvió de inspiración para una pequeña película independiente de terror en 1974, producida, escrita y dirigida por Tobe Hooper y cuyo valor se centra en el fenómeno que supuso. 4 secuelas y un remake después, La matanza de Texas (“la película de terror más horripilante jamás filmada”, como la catalogó la revista Empire en su día) es hoy parte del imaginario mundial del cine de su clase.

Y el próximo 29 de julio llega a nuestras salas una atractiva apuesta de cine de género, que se inspira y homenajea a la vez a la obra de Hooper. El cine español pasa por una excitante etapa en la que ningún nicho debe permanecer inexplorado, y La mina (The Night Watchman) supone un ejercicio atrayente y con gusto, bien rodado y con ritmo e intensidad crecientes y opresivos. Matt Moran, Kimberley Tell y Jimmy Shaw lideran un cast que, dirigido por M.A. Jiménez, nos empuja a seguir sus pasos en un viaje hacia las profundidades de la tierra, en involuntaria búsqueda de las raíces de un mal similar al de Ed Gein o la familia Hardesty.

Porque en lo más profundo de la mina habita la oscuridad más insondable, y estáis todos invitados a descubrir su misterio desde el patio de butacas.

https://www.facebook.com/LaMinaPelicula/

@Juanlu_num7

 

5 (100%) 4 votes

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios