En esta cuasi bélica película, el director Erik Poppe nos narra una historia de la II Guerra Mundial poco conocida pero crucial, al igual que las recientes Bajo la arena (Land of Mine) y sobre todo Dunkerque (Dunkirk).

El 4 de agosto, Sherlock Films nos trae este film sobre una decisión crucial para los noruegos, obligados a dejar de lado su neutralidad para unirse al bando aliado o a los nazis. El Rey, Haakon VII (Jesper Christensen, Casino Royale, Melancolía) en su periplo para escapar de las fauces nazis junto a su familia y la cúpula de su gobierno, protegidos por un escaso y muy joven ejército protegiéndoles, debe tomar una crucial decisión mientras debe actuar como un abuelo más con sus nietos para que éstos no se asusten.

Esta dualidad es uno de los aciertos del film, el más taquillero el pasado 2016 en Noruega con más de 700.000 espectadores tres semanas consecutivas, que nos recuerda al magistral Marlon Brando en El Padrino, tomando crudas y salvajes decisiones a la par que juega, en el huerto, con su sobrino justo antes de sufrir el ataque al corazón.

Le acompañan en el reparto Anders Baasmo Christiansen (Kon-tiki) y Karl Markovics (Los Falsificadores).

Frenéticas negociaciones entre el Embajador alemán y el Gobierno noruego, una rápida invasión nazi y el duro clima noruego completan dignamente La decisión del Rey, (Kongens Nei), película recomendable especialmente para los que disfrutan con el cine histórico y europeo.

Aunque se conozca la historia, volver la vista atrás es un ejercicio muy recomendable para no cometer, o intentarlo al menos, errores que llevaron a momentos oscuros y trágicos de la Humanidad.

Valora esta entrada

No hay comentarios

Dejar respuesta