Vengo de ver la primera representación con público de Amor Fati, una obra escrita y dirigida por la novel dramaturga Yaiza Ramos, y debo reconocer que ha sido un placer. Y una terapia.

En cierto modo, Amor Fati, con una puesta en escena y un texto muy moderno, atrevido y vanguardista me ha recordado a Albert Espinosa. Cambiando el tema central del cáncer, batalla que ganó éste autor de varios libros de motivación y creador de la vitalista serie Pulseras Rojas por el no menos espinoso tema del glaucoma congénito, Yaiza ha sabido sacar un texto autobiográfico, con experiencias personales y familiares que harán reír y reflexionar al público.

Sin duda, desde aquí recomiendo esta obra a los amantes del teatro, sobre todo el teatro experimental, que (de momento) solo se representa este fin de semana en la madrileña sala DT Espacio Escénico.

Grata sorpresa se ha llevado el equipo tras este primer encuentro con público, ya que suenan vientos de gira que pueden llevar esta obra a cimas altas.


Foto de familia 30 de noviembre de 2017. Fuente: perfil de Facebook de Amor Fati.

5 (100%) 3 votes

Compartir
Artículo anteriorSoledad salvaje

Creativo, desarrollador de proyectos audiovisuales, bloguero e intento de escritor y Ajedrecista.

No hay comentarios

Dejar respuesta