Promesas turquesas, piedras piramidales,

espacios vacíos, llenos de dicha,

Cubiertos de pesados cortinajes,

hechos de juncos de la ribera.

El calor espesado, la barca se balancea,

sobre el agua tranquila y queda.

Soy la posición que se pierde,

cuando el sol baila con sus colegas,

audaces vientos,

levantan los viejos arboles,

y los trasladan a otros lugares menos tormentosos.




Las obras señaladas

ocultan muchas veces las ricas estructuras,

que alguien impidió que todos vieran.

Cortar los silencios esparcidos por la bruma

creada por rocambolescas leyes

que no hacen justicia

a esos que quieren salir a su hora.

Los trenes están parados en los desiertos,

campiñas teñidas de miedo,

como puedo ver o conocer a quien ha roto la paz

y sembrado ramas cortadas en el campo abierto.

Morir es fácil, vivir es complicado

a quien le importa si llegas pronto.

El tiempo ya no existe

el espacio se reduce a un punto demasiado pequeño

el movimiento no existe

el estado se reduce a no estar en ningún sitio.

5 (100%) 1 vote

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios