Cuando parecía que ya no quedaban epopeyas por realizarse, Thor Heyerdahl (nombre del dios vikingo, muy ad-hoc para el Ulises, o mejor dicho, el Colón de esta historia) se propone demostrar que Polinesia fue colonizada desde el Perú.

KonTiki_Poster_Arg_JPosters

Thor Heyerdahl, encontrándose con una comunidad científica una vez más cerrada ante teorías en principio inverosímiles, (inclusive la prestigiosa National Geographic desoye sus evidencias recogidas junto a su mujer durante varios años), decide cruzar el Pacífico usando una balsa de troncos similar a la usada por los navegantes precolombinos: la kon-tiki. A lo largo de la incierta ruta se toparán con ballenas, tiburones, abisales criaturas luminosas, tormentas y la pérdida de la esperanza, lo más peligroso para todo aventurero. Todos tienen un momento de duda, desesperación (algo que nos recuerda a Colón y su tripulación) salvo Thor, con una inquebrantable fe en Tiki –antiguo dios precolombino en el que se inspira otro dios en la Polinesia.

Eso sí, consiguen antes de zarpar (el 28 de Abril de 1947) suficientes víveres y utensilios de la Marina de los EE.UU, una radio y apoyo económico de Perú. Gracias a todo esto, y su pericia, llegan a la meta, salvando un último obstáculo sin casi tiempo para reaccionar: el terrible arrecife de Raroia el 7 de Agosto de 1947.

Esta travesía, en la que Thor Heyerdahl y sus cinco compañeros se jugaron la vida, marcó en su día un hito tan importante como el aterrizaje en la luna dos décadas después. El documental grabado durante el viaje fue galardonado con un Oscar en 1951. El libro, escrito por el propio Thor Heyerdahl y con millones de copias vendidas, ha sido traducido a más de sesenta idiomas.

Su excelente versión cinematográfica, dirigida con buen pulso por Joachim RønningEspen Sandberg, no dejará indiferente a nadie. Su narrativa es sorprendentemente muy ágil, sin un momento de pausa que distraiga al espectador. Esto tiene mucho mérito, teniendo en cuenta que la mayor parte del metraje transcurre con los seis aventureros sobre una balsa en la soledad del océano.

El reparto está muy bien elegido, encabezado por Pål Sverre Hagen en una interpretación absolutamente creíble y sin excesos.

La película, que en España se estrena en cines el próximo 27 de Septembre, ha sido rodada en varias localizaciones: Malta, (cuyas escenas de acción en el tanque de agua son pura adrenalina), Noruega, Tailandia, Bulgaria, Nueva York (EE.UU), Islas Maldivas y Suecia. Además de las escenas en el tanque de agua, hay que destacar el laborioso trabajo de la composición digital, cuya demostración en este vídeo (ojo, contiene spoilers) dejará, al menos a los neófitos en la materia, bastante sorprendidos.

Estamos seguros que muchos espectadores acabarán los 101 días del viaje de la Kon-Tiki queriendo leer el libro e indagar más sobre las andanzas, posteriores a este “mágico” viaje, de Thor Heyerdahl. Para ello os recomendamos la web del Museo Kon Tiki situado en la tierra de los vikingos.

Kon-Tiki, en definitiva, es una apuesta segura y otro éxito en el impecable curriculum de A Contracorriente Films, con películas como Intocable.

Valora esta entrada

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorEl Nombre
Artículo siguienteQuo Vadis, Clint?
Creativo, desarrollador de proyectos audiovisuales, bloguero e intento de escritor y Ajedrecista.

1 Comentario

Dejar respuesta