La mar estaba serena

serena estaba la mar

y un barquito de papel

acaba de naufragar.

 

¿Dime por qué estás mojada?

¿dime por qué tienes sal

en el cuerpo, en la ropa

y en tus labios de cristal?

 

Fue porque estuve jugando

en la orillita del mar

pero vino una tormenta y se me quiso llevar

a su templo decorado

con estrellitas de mar.

 

Me rodearon las sombras

me quisieron atrapar

el agua me rodeaba

me llevaba aquí y allá.

Cuando salí vi que estaba

toda cubierta de sal.

 

No quiero que juegues sola

a la orillita del mar.

Mira que la mar traidora

nos podría separar.

Eres demasiado hermosa

y la mar es muy celosa

te quiere llevar con ella

a su templo decorado

con estrellitas de mar.



Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorArte costumbrista
Artículo siguienteDestroyer: La vida por una venganza
"Aprendí a ser formal y cortés y a cortarme el pelo una vez al mes. Mas si me aparté de la sociedad, fue que nunca me gustó la vulgaridad". Escritora por devoción y lectora por convicción.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.