Es muy difícil que, aunque no te guste la música Hip-Hop, no sepas quien es Marshall Mathers, o mejor conocido como Eminem. Un gran artista que se ha hecho notar con el paso de las décadas. En parte gracias a poder considerarse el rapero más polémico y con menos filtro a la hora de componer sus letras.

Aunque como todo, la leyenda del músico de Detroit tuvo que tener un comienzo. Existe una película que no es basada en la realidad, pero si refleja muchas cosas que vivió Marshall antes de despegar a la fama.

La película de ‘8 Mile‘, tiene detalles autobiográficos de Eminem y sirve para entender un poco su forma de ser tan peculiar y cuanto menos controversial.

En esta obra filmográfica escrita por Scott Silver y dirigida por Curtis Hanson nos trasladamos hasta 1995, cuando el rapero estaba componiendo las canciones que por cuestión de fechas podrían ser las del disco ‘Infinite‘. Como curiosas, la banda sonora compuesta por el propio Eminem para la película fue cuatro veces disco de platino y un auténtico éxito con canciones como ‘Lose Yourself’.

En la creación de su álbum debut, tenía una premisa por encima de ser el más vendido del año. Después de ser criticado por sonar muy parecido a otros raperos, Eminem quería dejar en claro el sonido propio que tenía y quería que le acompañara durante toda su carrera.

«Obviamente, yo era joven e influenciado por otros artistas, y recibí muchos comentarios diciendo que sonaba como AZ. ‘Infinite’ estaba tratando de descubrir cómo quería que fuera mi estilo de rap, cómo quería sonar en el micrófono y presentarme. Fue una etapa de crecimiento. Sentí que ‘Infinite’ era como la demo que me ponía en el mapa«, dejó claro cuando publicó este trabajo.

‘Infinite’ fue el único disco de Eminem que no fue producido por la compañía de Dr. Dre en sus inicios, quien hasta ahora le sigue acompañando en los ritmos y los detalles de la música. Y es que tras escuchar el track list que ofreció siendo su primer disco y con una productora muy poco conocida como lo fue Bass Web Entretainment, Dre no tardó en fijarse como Eminem para ser la cara de Aftermath.

Tras salir de Death Road Records, donde Dre producida a artistas como Tupac Shakur, decidió crear su propio proyecto y el joven Marshall iba a ser su principal producto para llegar a su sello discográfico a lo más alto.

 

 

Cuando Dre escuchó canciones como ‘Tonite‘ del álbum de Eminem no dudó en que tenía un diamante entre sus manos y que quería a ese chico de Detroit en su estudio. Tras sacar ‘The Slim Shady Lp‘ en 1999, el segundo disco junto a Aftermath ya tenía en las letras como la de ‘Marshall Mathers‘ en donde hablaba de facturar millones de dólares.

El efecto de crecimiento de Eminem ha llegado hasta sacar un disco en 2018, un par de décadas después de su gran explosión, y ser líder en las listas de estrenos la gran mayoría de países del mundo y ser el disco más vendido del año.

Todo empezó con ‘Infinite’ y esa búsqueda de un sonido propio. Un disco que se escucha ha día de hoy y tiene muchas canciones que suenan tan ‘frescas’ que parecen compuestas hace unos pocos años y no hace casi un cuarto de siglo.

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.