Adaptar al maestro H.P. Lovecraft a la gran pantalla es un desafío mayúsculo que en un gran número de ocasiones acaba alejando los resultados tanto del material original como de las expectativas de calidad generadas, un gran riesgo que decidió asumir Richard Stanley (despedido en su día del rodaje de La Isla del Doctor Moreau, trasvase a cines de la novela de H.G. Wells en 1996) fijando su objetivo en el relato Color Out Of Space.

Gracias a A contracorriente films y a su valentía para traer a las salas de nuestro país esta película en los tiempos extremadamente complejos a los que nos enfrentamos, podemos disfrutar de la que es (en opinión del que escribe) la más atinada plasmación de la obra del maestro de Providence a la pantalla grande hasta la fecha, expresión del horror cósmico en toda su grandeza: esa que desafía al intelecto humano hasta llevarlo a enloquecer sin medida ni remedio posible.

La fotografía basada en el uso de colores magnéticos con brillos irreales, los efectos prácticos para la creación de criaturas aberrantes y repulsivas (inevitable recordar La Cosa de Carpenter), magnitudes como el espacio y el tiempo deformadas bajo los caprichosos designios de un ente venido del cosmos y ante el que la voluntad humana acaba quebrada cual hoja de papel… las huellas de Lovecraft se pueden percibir en toda la película de Stanley, y un Nicolas Cage muy pasado de vueltas no hace sino aportar al engranaje del film para hacerlo aún más especial e hipnótico si cabe.

Todos los derechos reservados a ACE Pictures Entertainment.

Color Out of Space es una llamativa representante del renacimiento que el género del terror viene confirmando en los últimos años, y es directamente imprescindible para cualquier aficionado a la obra de Howard Phillips Lovecraft.

@Juanlu_num7

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.