Cuando las cosas van mal, siempre pueden ir a peor, reza una de las casi inquebrantables leyes de Murphy.

Es lo que le pasa a Adrien Benjamin Lavernhe (C’est la vie!), a sus 35 años, cuando, en los prolegómenos de una tediosa e interminable cena familiar, su novia no le contesta a un simple “¿qué tal estás?” que le manda a su teléfono móvil tras varios días sin verse ni hablarse.

En El brindis (Le discours), una entrañable y divertida comedia, el director, Laurent Tirard (Un hombre de altura, Astérix y Obélix al servicio de su majestad), aprovecha el recurso de romper la cuarta pared para que Adrien nos hable a nosotros como si entrara en trance o se ensimismara como si fuera autista para el resto de los personajes. Personajes que, entre otros, figuran la ganadora del César Sara Giraudeau (Un héroe singular), Julia Piaton (Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?) y el cómico Kyan Khojandi.

Entrañable pero a la vez con un toque mordaz, una comedia que nos hará sentirnos identificados, sino por todo, por algunos de los sucesos que le ocurren a Adrien o por alguno de los comensales a la cena familiar en la que la ansiedad oprime a Adrien. No solo por la ausencia de respuesta por parte de su novia, sino por el discurso que su futuro cuñado le pide para el inminente día de la boda. Un discurso que terminará dedicando a toda su familia, después de imaginarse posibles escenarios en los que triunfa y fracasa al dar el discurso.

Las risas están aseguradas en esta película que, sin grandilocuentes recursos narrativos o visuales, Laurent Tirard sabe mantenernos expectantes de principio a fin. Las buenas comedias son como Intocable, (Intouchables, filme de la que recientemente se ha celebrado en Paris su décimo aniversario como película más taquillera en Francia), en las que uno ríe sin parar y, a la vez, sale del cine con una positiva reflexión. El brindis bien puede entrar en esta categoría.

@EduVicu

Rate this post
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios