Con un enfoque realista, casi documental, el filme muestra con nitidez y crudeza el problema de las violentas pandillas juveniles (con niños como recaderos inclusive), aunque dirigidas por hombres sin escrúpulos, en Centroamérica (llamadas clicas en Guatemala, como en esta película o maras en El Salvador), en una historia donde la venganza, la culpabilidad y el amor se cruzan.

Es interesante recuperar las palabras de Justin Lerner, director y escritor de Cadejo Blanco para disfrutar y apreciar del todo la película, que llega a nuestras pantallas mañana viernes 16 de septiembre tras su paso por el Festival de Toronto, la Sección Oficial de la pasada edición del Festival de Málaga y ser preseleccionada a los Premios Platino en cinco categorías: Mejor Película Iberoamericana de Ficción, Mejor interpretación femenina (Karen Martínez), Mejor Guion (Justin Lerner), Mejor dirección de montaje (César Díaz, Justin Lerner) y Mejor dirección de arte (Fernando Gálvez).

La idea surge en 2016 cuando Lerner se muda a Guatemala con la intención de ayudar en la creación de una escuela de cine.

Durante los dos siguientes años, generó << amistades con miembros activos y retirados de estas clicas. Entrevisté a docenas de ellos (algunos se mostraron muy abiertos y me permitieron grabar nuestras conversaciones, y otros sólo hablaron extraoficialmente). Recorrí sus barrios, sus casas y sus negocios ocultos (llamados «casas seguras») e incluso llegué a conocer a las familias de algunos de ellos. En un desayuno al que me invitaron, me senté junto a un hombre divertido y carismático, que luego descubrí que era un sicario profesional>>.

Todas estas historias y experiencias son el poso de este guion, rescrito junto a César Díaz, cineasta guatemalteco ganador del Premio de la Semana de la Crítica y de la Cámara de Oro del Festival de Cannes 2019 por su película Nuestras madres. También aportaron su forma de hablar y de moverse los actores no profesionales, entrenados meses antes del rodaje gracias a la financiación de la ONG Movimientos de Esperanza (que además va a proporcionarles becas y oportunidades de trabajo). Son Rudy Rodríguez (Andrés, el protagonista junto a Karen Martínez) y los otros jóvenes de reparto, con un pasado en las clicas.

<< Una vez que tuve un borrador del guion en español con el que me sentía cómodo, se lo envié a algunos miembros del reparto no profesional y les pedí que lo re-escribieran conmigo, para que cada escena se ajustara a la propia voz de cada intérprete y la película mantuviera la autenticidad de su ciudad. Animé a cada uno de ellos a revisar el guion como considerasen oportuno, incluso durante el rodaje. Fue un proceso que causó retrasos e incluso debates, pero ayudó a garantizar que las realidades de sus vidas fueran representadas adecuadamente en la pantalla>>.

Esta es una de las causas por lo que merecen ver la película, además del especial recuerdo <<a Geobanny Alvarado, trágicamente asesinado. Se desconocen la mayoría de los detalles de su muerte, pero fue un valioso colaborador de la película, ya que pasó meses con el equipo, ayudándonos a encontrar lugares de rodaje, así como ofreciendo revisiones del guion, no sólo de sus propios diálogos, sino de otras partes del guion que tenían lugar en Puerto Barrios>>.

El resto del reparto lo forman <<algunos actores profesionales de Ciudad de Guatemala. Brandon López, el coprotagonista de Karen Martínez en La jaula de oro, que compartió el mismo premio en Cannes y también ganó un premio Ariel por su actuación en esa película y fue el único actor entrenado en ser elegido miembro de la pandilla>>. López ejerció, junto a Tatiana Palomo, la preparadora de actores no profesionales formada en la escuela de cine de Carlos Reygadas en México.

Cadejo blanco es, en definitiva, una mirada realista, cruda, como decía, y sin anestesia al endémico y muy trágico problema de la violencia en Centroamérica, además de un homenaje a sus víctimas, incluido los (muy) jóvenes verdugos que, por necesidad o por buscar ser alguien, caen en estas oscuras, siniestras e inhumanas redes.

Ojalá vean al cadejo blanco para que les proteja en la terrible oscuridad.


@EduVicu

Rate this post
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios