¿Qué tienes? ¿qué eres?

¿Qué sabes? ¿qué vales?

Te enfrentas al mundo con tus ideales

pero el mundo tiene

quizás otros planes.

 

Planes que de noche

se vuelven mortales.

Las sombras más negras

recorren las calles.

Unas luces tenues

una brisa suave

un barrio sin nadie.

 

Un hombre borracho

va dando bandazos

gritando a la nada

que todo es un asco,

culpando a cualquiera

de su propio fracaso.

 

Un día nefasto

pero tú te sientes a salvo.

No sabes porque

los dioses te han dado

un salvoconducto

que te da derecho

a ver que la nada

es polvo dorado.

 

Es solo un segundo

pero tienes claro

que el tiempo no importa

que por lo que sea

has sido salvado.

 

Viajas ligero, libre como un pájaro

es solo un segundo

pero es extraño.

Tiene como el mundo millones de años.



Valora esta entrada

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorViaje sin retorno
Artículo siguienteEl circo
"Aprendí a ser formal y cortés y a cortarme el pelo una vez al mes. Mas si me aparté de la sociedad, fue que nunca me gustó la vulgaridad". Escritora por devoción y lectora por convicción.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.