Ese es el debate, la doble vertiente que nos deja Un héroe, escrita y dirigida por Asghar Farhadi y que A Contracorriente Films nos trae este viernes 4 de marzo a los cines.

El film, merecidamente, se llevó el Premio del Jurado en el pasado Festival de Cannes, y ha sido nominada a Mejor Película de Habla no Inglesa en los Golden Globes, en los Critics Choice Awards y en los Satellite Awards.

Sostenida por un fenomenal reparto, nos cuestiona varios temas importantes. El principal, si devolver algo, en este caso unas monedas de oro que podrían significar para Rahim Soltani (Amir Jadidi) la libertad, a su legítima dueña, (Fatemeh Tavakoli) es o no un acto de honradez que merece ser aplaudido o algo normal. El tratamiento en los medios, con un fugaz auge y una igual de rápida caída ante la mínima duda ayuda poco a plantear un sosegado y racional debate.

La segunda cuestión es aprovecharse de la inocencia, y en este caso tartamudez, de un niño, Siavash Soltani, (Saleh Karimaei), el hijo de Rahim, divorciado y encarcelado por deudas.

Por último, también nos deja un tema no menos importante. El papel secundario, sometió, de la mujer en muchos países ante sus maridos, padres o hermanos. Es por ello por lo que la dueña de las monedas, una vez recuperadas y tras el miedo a ser descubierta por su marido, borra todo rastro y desaparece, originando el conflicto entre Rahim y su avalista, que no quiere retirar la denuncia, los directivos de la prisión y la organización humanitaria que le apoya y luego, cuando salta la sospecha de que Rahim se lo ha inventado todo, corre el riesgo de quedar mal entre sus donantes.

Al igual que El insulto, (Ziad Doueiri), Un héroe (título que, sin querer hacer spoiler, me parece muy acertado) es una película que merece mucho la pena ver, sobre todo como actividad extraescolar para luego debatir y analizar todos estos temas. Una vez más, el cine se convierte en una valiosa herramienta de difusión ética y filosófica.

@EduVicu

Rate this post
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios