Península, la secuela de la genial Train to Bushan, llega a los cines en España este viernes 23 de abril. Como espectáculo visual y entretenimiento, sobre todo para los amantes del género zeta, o zombie, es una buena película aunque no llega a superar la primera, ya que ésta supuso una novedad narrativa y visual en esta combinación de géneros entre el road trip, el drama familiar y la trepidante acción propia del género zombie.

Dicho esto, aparte de destacar los impresionantes efectos visuales, especialmente el abandono de la península coreana y unas escenas con vehículos que incluyen derrapadas, persecuciones y tiros, cabe señalar los tres roles que el ser humano puede adaptar en situaciones límite.

El primero, el de la supervivencia y tratar de ponerse a salvo a toda costa. Esta elección es la que hace una madre con sus dos hijas y su padre, el abuelo, militar, quienes han quedado atrapados en Corea del Sur. Se han organizado para sobrevivir en su casa, como pueden, sin hacer más salidas de las necesarias para buscar lo imprescindible y ayuda.

Luego están los que, aprovechándose de la situación, buscan no huir sino quedarse y hacerse los reyes. Es decir, crear una sociedad feudal fuertemente militarizada, haciendo salidas continuas para buscar todo lo que pueda ser aprovechable o valioso. En la película, una unidad militar que, además, para entretenerse busca supervivientes para, en vez de rescatarles o que formen parte de su cuadrilla, tratarles como los gladiadores del Imperio Romano. Con zombies, en vez de leones, y cada uno apostando por un superviviente distinto.

Por último, los que, habiendo conseguido huir, vuelven como caza recompensas. Movidos por “rescatar” un cuantioso botín que les hará millonarios, dejando atrás la miserable vida de refugiado.

Cuando se juntan los tres grupos comienza una cruenta guerra de guerrillas entre ellos y contra los infectados en la que, además de espectaculares, frenéticas y violentas escenas afloran, como en toda batalla, demostraciones del perdón y sacrificio por los demás que humanizan a los combatientes que las llevan a cabo.

La pregunta que nos queda en el aire, ¿habrá secuela, más allá de la apocalíptica Corea del Sur?

@EduVicu

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.