«Is it just me, or is it getting crazier out there?»

Los meses previos al estreno de Joker nos han dejado un triste ejemplo más de la proliferación de elementos ajenos a este maravilloso arte que es el cine, y que amenazan con distraer la atención de lo realmente importante. Críticas negativas previas al visionado de la obra objeto de crítica, campañas que la ensalzaban o que promulgaban de forma ridícula la peligrosidad de su supuesto mensaje (y que ya sufrieron muchas otras joyas en su día, con el inmejorable ejemplo de una Taxi Driver que además es indisimulada inspiración de la que nos ocupa)… Múltiples factores externos que dificultan y mucho el necesario ejercicio de abstracción previo a acomodarse en la butaca para enfrentarse cara a cara a una obra. Y, cuando el clásico logo de Warner nos imbuye en la presentación de una ciudad infectada por la podredumbre, ya no hay vuelta atrás para el espectador.

Esa Gotham City abandonada a su suerte, de calles mugrientas en un doble plano físico y moral, es perfecto caldo de cultivo para esa caterva de personajes de sospechosa salud mental que conforma la galería de villanos de Batman en los cómics, en la que podríamos incluir incluso al propio cruzado enmascarado. Y aparece perfectamente plasmada en la película de Todd Phillips, negando la mayor de que la obra que se presenta ante nosotros poco o nada tiene que ver con el personaje original que da título al film. El director neoyorquino firma un prodigioso trabajo de origen, añadiendo ingredientes patológicos y de humillación y abandono social a la catarsis y nacimiento del príncipe payaso del crimen.

Un monstruo que ve la luz, abriéndose paso cual tenebrosa mariposa a través del capullo que la contiene: el golpeado y humillado Arthur Fleck.

Acabar con los últimos y endebles vínculos de Arthur con su humanidad (su madre y esa doble figura paterna que conforman al alimón Thomas Wayne y Murray Franklin) serán peajes necesarios para culminar la transformación que hallará su cenit en una poderosa escena en paralelo, mediante la cual Phillips nos muestra el nacimiento definitivo tanto de Joker (con el psicópata rescatado por sus fanáticos seguidores y encaramado al coche, henchido de poder contemplando su virulenta revolución) como de Batman (con el pequeño Bruce presenciando la muerte de sus padres).

Y en el cierre del film, ya en plena entrevista dentro de los muros de Arkham, nada queda ya de Fleck en el tipo frío y cruel que se presenta ante nosotros, previa al genial homenaje a El rey de la comedia (Martin Scorsese, 1983) que baja el telón de la película.

La sociedad devora a un Arthur infeliz y con problemas, y regurgita al monstruo.

Todos los derechos reservados a Warner Bros y DC Comics.

Phillips, impecable tanto en la dirección como en el guión escrito junto a Scott Silver, y la excelente banda sonora de una Hildur Gudnadóttir que confirma la brillantez ya apuntada en Chernobyl (https://beat4people.com/index.php/2019/06/17/redencion-nuclear/), se unen a otros dos elementos que superan el sobresaliente para alcanzar la matrícula de honor, y que merecen mención aparte.

El primero de ellos es la visceral interpretación de Joaquin Phoenix, que construye un personaje inolvidable mostrando recursos al alcance de muy pocos en su gremio. Miradas, movimientos, risas que son más bien llantos y desesperadas llamadas de socorro ante el más oscuro aislacionismo… Todo confluye en un trabajo colosal.

Y la bellísima fotografía es el segundo y no menos importante, con un mimo y cuidado ejemplar y una evolución cromática que acompaña paso a paso a la transformación del protagonista. Lawrence Sher firma una exhibición para el recuerdo.

Joker es desde ya una de las mejores películas de 2019 en opinión de esta casa, un magistral thriller psicológico que trasciende al (muy reivindicable) género superheroico sin dejar de mostrar durante todo su metraje retazos de homenajes a la naturaleza del protagonista en su cuna de las viñetas, figurando ese instante en el que Arthur dibuja una sonrisa en la cara de Bruce Wayne como ejemplo inmejorable de todo ello.

@Juanlu_num7

5 (100%) 9 vote[s]

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.