No sé que tiene la mar

que se mueve sin parar

para adelante, para atrás.

Parece que está borracha

que está borracha de sal,

por eso tiene resaca

y vomita en sus orillas

lo que traga en alta mar.

Esa noche se tragó

a un pescador que salió

con sus redes a pescar.

Le ha vomitado en la arena

y le encontraron de día,

unas gentes del lugar.

Una mujer se arrodilla

junto al cuerpo yerto y frío,

llorando desconsolada

gritaba ¡mala mar!

¿Por que tienes que matar

a alguien que te quería?

Pues aunque de ti vivía

no te hacía ningún mal.

Ya no quiero vivir más

en las orillas del mar.

Iré a vivir tierra adentro

en un bosque, en un desierto,

en las montañas nevadas

o en una selva dorada,

lejos de ti, mala mar.

No quiero ver más tus aguas,

tus aguas llenas de sal.




5 (100%) 1 vote

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.